WITH FRANK SCHEFFER AT BEEFEATER IN-EDIT (BARCELONA)

NDP Team

In TEXT Posted

Nacho de Paz, Frank Scheffer, Allegri Scheffer, Iván de Paz

 

Frank Scheffer es uno de los directores fundamentales para entender el cine de autor e investigación de las últimas décadas. Sus trabajos en torno a la música clásica contemporánea, basados en el estudio de estructuras y pensamientos estéticos y constructivos sonoros, alcanzan cotas de excelencia y emoción poética realmente excepcionales. Creador independiente, cuyo lenguaje y mensaje de su obra se mantienen en constante evolución, ha sido uno de los protagonistas del magnífico Festival Internacional de Cine Documental Musical BEEFEATER IN-EDIT de Barcelona 2014.

Desde mis comienzos como profesor de Análisis de Música Contemporánea en el Conservatorio Superior de Música de Aragón (CSMA y Academia para la Nueva Música) – que se remontan al año 2005- siempre he empleado los vídeos de Scheffer como cierre de largas sesiones de disección de partituras, de textos, de reflexiones y relaciones entre diferentes artes y ciencias. Las películas documentales del director holandés no solamente ofrecen la posibilidad de escuchar a los compositores e intérpretes en primera persona sino que además permiten asistir virtualmente a los ensayos de obras clave de la creación musical de vanguardia. La propia macro-estructura de las piezas audiovisuales de Scheffer suele contener, a través del montaje y de imágenes sugerentes e inteligentes, la esencia estética y técnica de las arquitecturas sonoras estudiadas en los mismos sin caer en un lenguaje colegial ni superficial. Se trata de propuestas cuyo disfrute y significado se multiplican exponencialmente tras el estudio teórico de las obras musicales que las vertebran.

Vídeos suyos y de otros colegas que han seguido su estela se han convertido en un material educativo anexo de primer nivel para los estudiantes de composición, dirección de orquesta e instrumento en mis clases de teoría: …Schönberg, Stravisnky, Mahler, Berio, Carter, Boulez, Stockhausen, Messiaen, Xenakis, Cage, Tan Dun, Aperghis, Babbit, Bartók, Bernstein, Vivier, Lachenmann, Lutoslawski, Rihm, Sciarrino… e incluso Victoria o Perotin.

 

 

Hace tiempo que doy vueltas a ciertos proyectos audiovisuales y la presencia de Frank Scheffer en Barcelona suponía un viaje obligado para conocer a este Maestro y poder conversar personalmente con él. En el viaje me ha acompañado mi hermano Iván (montador audiovisual y músico), que es el mejor y más duro crítico de mi trabajo como director de orquesta y compositor, pues reúne conocimiento musical y una gran intuición artística.

IN-EDIT se ha convertido en un festival internacional de referencia por la calidad de los documentales exhibidos y las actividades complementarias. Tiene su origen en Barcelona y está presente en Bogotá, Medellín, México DF, Thesaloniki, Sao Paulo, Bratislava, Zürich y Montevideo ofreciendo además una red de colaboración con otras ciudades españolas. Este evento abarca 10 días intensos de proyecciones, entrevistas, debates, presentaciones e incluso una master-class realizada por Frank Scheffer.

Se trata pues de un punto de encuentro para un enorme número de espectadores apasionados por la música, por la experimentación, por el conocimiento y el intercambio de ideas. En él hemos constatado un ambiente estupendo, positivo y auténtico. El perfil de la audiencia es muy heterogéneo y variado y nos encontramos también con caras conocidas como la periodista Samanta Villar, la cantante y autora Maika Makovski o Santi Carrillo (director de la revista Rockdelux), entre muchas otras. Asistimos a proyecciones con una entrada multitudinaria y entregada. Como músico, era emocionante estar en una sala llena para presenciar un documental sobre Mahler o Cage y poder debatir sobre Varèse entre el público y el propio director de la película en las tertulias que se establecían tras las sesiones de cine. Fue especialmente destacable la lección de educación de los asistentes frente al incidente sucedido antes de la proyección de “Frank Zappa – Phase II – The Big Note”. Por problemas técnicos con el archivo de vídeo, el inicio de la película se demoró casi una hora. Durante ese tiempo el público esperaba haciendo cola de pie en la calle sin mostrar ni un ápice de impaciencia ni crispación conservando el entusiasmo de asistir a un evento tan infrecuente. Solucionado el problema, cuando arrancó la película todos aplaudieron encantados como si no hubiera pasado nada: auténtica pasión por la música que convocaba a todo tipo de perfiles sociales y edades.

 

En la mencionada producción sobre Zappa aparecen varios protagonistas del mundo del rock así como de la escena clásica de vanguardia como Pierre Boulez o el Ensemble Modern. El documento es fruto de un complejo montaje procedente de un vastísimo archivo de materiales que esculpen en el tiempo una honda impresión de la figura de este personaje polifacético y que supuso un nexo entre diferentes escenas musicales del siglo XX.

  

Fue una oportunidad única el poder asistir al estreno en nuestro país de la película aún no comercializada “Varèse: the one all alone”. En ella se recorre la obra y la vida del compositor francés de la mano del que fuera su alumno Chou Wen-chung. El film es una creación de gran impacto visual que emplea poderosas imágenes de la naturaleza que cristalizan con el mundo intelectual y estético subyacente. La mayoría de las grabaciones musicales empleadas proceden de la integral dedicada a Varèse dirigida por Riccardo Chailly junto al ASKO Ensemble y la Royal Concertgebouw Orchestra con un diseño de sonido realmente impactante a lo largo de todo el film. Un momento sorprendente es la utilización (por primera vez) de las cintas originales directamente digitalizadas del “Poeme electronique” (1957) en versión surround 5.1 con una calidad sonora extraordinaria. Francamente, escuchar en estas condiciones tanto esta obra como las partes electrónicas de “Déserts” (1950-55) nos hace reflexionar sobre la supuesta originalidad de Stockhausen a la hora de concebir su “Gesang der Jünglinge” (1955-56) y su posterior obsesión por la espacialidad en sus creaciones.

A continuación inserto un vídeo grabado el 19 de abril de 2010 en San Francisco tras la proyección de “Varèse: the one all alone”. En él dialogan Frank Scheffer y Chou Wen-choung sobre el protagonista del documental. Con el mismo espíritu, el IN-EDIT planteó tertulias entre el director y el público tras cada uno de sus documentales exhibidos. 

 

 

Memorables fueron también las proyecciones y diálogos sobre sus (ya clásicos) “How to get out of the Cage” basado en John Cage y “Helicopter String Quartet” sobre la obra de Karlheinz Stockhausen. 

 


Finalmente, fuimos testigos de la evolución personal del creador holandés en su obra “Gozaran – Time Passing” (2011) en la que las músicas de Mahler, Bach, Mashayekhi o Pärt sirven de hilo conductor a través de una creación documental que transmite con gran emoción un halo psicológico y social como nunca antes habíamos percibido en sus creaciones. Esta película es la primera de un ciclo de cuatro obras que investigan la personalidad y las circunstancias socioculturales de creadores sonoros en Irán, China, India y la antigua Mesopotamia.

“Gozaran – Time Passing” es también definida como “Voy a hacer posible lo imposible”, o Mahler y Cage en el mundo persa. Así, en la documentación del festival IN-EDIT se escribe sobre esta obra:

“Tras pasar treinta años en Viena, el director de orquesta Nader Mashayekhi regresa a Teherán, su ciudad natal, para intentar poner en práctica un sueño: fundar una orquesta de música clásica occidental en Irán. O, en sus propias palabras: “Vamos a darles la vuelta a los últimos ciento cincuenta años. Que la cultura europea venga a nosotros”. Todo el mundo, incluyendo su padre (poeta retirado), le advierte que se está metiendo en un fregado de consecuencias funestas. Gozaran Time Passing relata su epopeya, sus sueños y aspiraciones, acompañándole en cada recodo y en cada tropiezo (porque quizás la música no sea tan universal como dicen). Durante este periplo, veremos al director de orquesta rizando el rizo de lo arriesgado (contratando a mujeres trompetistas que han mantenido su pasión secreta durante años) mientras reflexiona sobre conceptos profundos (“Podemos desarrollar una nueva actitud como oyentes, porque no tenemos inhibiciones heredadas”) y músicos amados. Un filme lleno de poesía y cambio que descoloca lugares comunes y reedifica “una nueva visión para una nueva generación”.

Tras las proyecciones, algunos tuvimos la fortuna de compartir cervezas y conversaciones hasta altas horas de la madrugada con Frank Scheffer y con su hijo Allegri (estrecho colaborador en sus últimas creaciones). En resumen, hemos vivido 4 días absolutamente extraordinarios y hemos recibido un input de energías que nos ha removido (y refrescado) la esencia de nuestra vocación artística y divulgativa que deseamos cuaje pronto en un renovado período creativo.

Desde mi perspectiva de director de orquesta, constaté con resignación que en las proyecciones de películas de Stockhausen, Varèse, Zappa, Cage… entre la nutridísima audiencia no había ni un solo compositor o intérprete de música clásica contemporánea (que yo pudiera reconocer) siquiera de Barcelona. Tan solo en la proyección de Mahler pudimos encontrarnos con dos músicos del ámbito “clásico”: el violoncelista Lito Iglesias y la pianista Chiko Tanaka así como con la trompetista de jazz Natsuko Sogao (quiero pensar que habría alguno más, ¡por favor!). Pero esto no me sorprende: tampoco es frecuente ver a compositores en los conciertos del Auditorio Nacional u otros teatros en Madrid (a no ser que asistan porque les interpretan a ellos mismos o a colegas muy cercanos). En Madrid son contados (y siempre los mismos) los compositores que acuden con frecuencia a los conciertos y representaciones líricas.

Como pensamiento general, no puedo más que soñar con el momento en que esta autenticidad y pasión que se respiraba en IN-EDIT se reproduzca en los auditorios y círculos habituales de la música clásica contemporánea. ¿Por qué esta gran diferencia? ¡Qué curioso! El ambiente tradicional de la música clásica contemporánea adolece precisamente de eso: que es “tradicional” y además está demasiado contaminado por la política y los celos profesionales (aspectos que nada tienen que ver con el arte auténtico). Por otro lado, no se deberían plantear conciertos en el siglo XXI con conceptos y protocolos del siglo XIX, en un ambiente ya caduco y esencialmente triste. En demasiadas ocasiones asistimos a conciertos armados de composiciones e intérpretes superficiales o verdaderos blufs vestidos (y protegidos) de esnobismo y puro márketing vacuo de contenido, inconsistencia y carencia de legitimidad. Algunos responsables culturales de nuestro país deberían replantearse muy seriamente si los criterios que se siguen en el reto de construir programaciones interesantes y enjundiosas resisten el examen de un serio conocimiento, fundamento y criterio artístico en la realidad actual. Algunas personas clave de la vida musical deberían tratar de abrirse a la colaboración con jóvenes preparados para desarrollar conjuntamente sus sugerencias e ideas. Y es en este aspecto que el lozano equipo de IN-EDIT ha realizado una exhibición de cómo se puede hacer las cosas de otra manera; cómo cuando hay cultura, autenticidad, pasión por las actividades programadas y un pensamiento radicalmente contemporáneo, el público responde inmediatamente con entusiasmo.

 

 Aplaudimos y agradecemos infinitamente el trabajo y positividad contagiosa de algunos de los organizadores de este festival a quienes hemos tenido oportunidad de conocer: a su director Cristian Pascual y a colaboradores como Johannes Klein y Lucy Tcherno (miembro además del equipo del LEM y de Màgia Roja). IN-EDIT se nos ha mostrado como una auténtica comunión de la cultura, la experimentación, la normalidad y el ocio.

La presencia de Frank Scheffer en Barcelona y la proyección de seis de sus películas, para aquellos que disfrutan de la cultura y la música de vanguardia, ha sido algo histórico. Todos vibramos cuando al concluir la sexta tertulia, tras el documental “Conducting Mahler”, Scheffer dijo que, gracias a IN-EDIT, la asistencia de aquel multitudinario público entregado y curioso de Barcelona marcaba uno de los momentos más emocionantes de su carrera.

 

Celebración con los organizadores de IN-EDIT (Barcelona) y Frank Scheffer 🙂
facebook
twitter
youtube
X